miércoles, 5 de julio de 2017

Con Versión fingida

“Con todo esto, su hermana la rebelde no se volvió a mí de todo corazón, sino fingidamente, dice Jehová” (Jeremías 3:10)
Jeremías es conocido entre los escritores bíblicos como “el profeta llorón”, pero para nosotros fue un cardiólogo espiritual. Su ministerio expresaba en palabras el dolor de Dios por las actitudes hipócritas de quienes “aparentemente” honraban a Dios en su ritual estricto. Durante cuarenta años de ministerio Jeremías ministró durante el reinado de cinco reyes de Judá: Josías, Joacaz, Joacim, Joaquin y Sedequías. Éste particular ministro de Dios le hizo un electrocardiograma espiritual a Judá, pues ellos en apariencia se habían vuelto a Jehová… pero no de todo corazón. Un 50%, solo la parte externa, lo que se ve. El lloro, el cilicio, el ayuno… pero no el corazón. No se habían “circuncidado a Jehová” (Jer. 4:4).
Llorar, doler, decidir, clamar, cantar, emocionar, reflexionar, asentir, confesar, determinar, ayunar, prometer… nada de esto cuenta como conversión genuina. Pues nuestros ojos pueden llorar y mi estómago ayunar, pero si mi mente sigue incorporando los conceptos del mundo y mi corazón las migajas de la carne (con sus pasiones y deseos) entonces mi volver a Dios es fingido. ¡Y cuan fácil es caer en esta trampa!
La conversión fingida la resumió Isaías y la reiteró Jesucristo a la generación farisaica: “este pueblo de labios me hora, pero su corazón está lejos de mí”. ¿Cómo puede ser que mis labios recorran el cielo y mi corazón el infierno? ¿Cómo puede ser que sea cristiano de domingo y no el resto de la semana?
¡CUIDADO! Pues podemos estar promoviendo conversiones fingidas, en lugar de vidas transformadas. Las respuestas emocionales, la generación de microclimas espirituales en los templos donde nosotros manejamos los niveles químicos de devoción, pueden ser peligrosos laboratorios espirituales.
¿Cual es la mejor versión cristiana? Vivamos al modo correcto ¿cual? Con y en Versión Espíritu Santo.

jueves, 1 de junio de 2017

LÁZARO según San Fulano de tal

¿Crees que Lázaro resucitó, y las cosas cambiaron para el Señor desde el momento de la resurrección de Lázaro? Pues según Juan ese fué el detonante de los acontecimientos ¿Crees eso?. Bueno, te pregunto... ¿y porqué Mateo, Marcos y Lucas no lo mencionan? La historia según los otros evangelios (los sinópticos) transcurrió como debía transcurrir, y LÁZARO ni se menciona. Pero Juan nos cuenta la intimidad de la historia, los registros internos e íntimos de Dios. Los eventos se desencadenaron hacia la cruz de una manera imparable gracias a la resurrección de Lázaro.
Mateo escribió a los judíos, Marcos a los romanos, Lucas a los gentiles y Juan a la iglesia. El último de los evangelios en escribirse fue Juan, o sea que los primeros años de la historia de la iglesia pasaron, sin mencionarse la historia de Lázaro.
Y me pongo en el lugar de LÁZARO. ¿Cómo se habría sentido al leer los otros relatos? Si él fuera como muchas veces somos nosotros, se hubiera sentido ofendido. “¡La historia pasa a través mío pero no es registrada de esa manera! Me dejaron afuera de la historia cuando fui parte fundamental de ella.”
Pero seguramente LÁZARO jamás se habrá ofendido, ni habrá recriminado nada. Pues, como muchas veces repetimos "no importa quién se lleva los aplausos, si la gloria es para el Señor". Escribo esto porque soy un aficionado a los proyectos, soy un “proyectero” y he sentido cosquillitas internas muchas veces (por no decir envidia, celos, características carnales), al elaborar un proyecto y que este se lleve a cabo; pero aunque muchas veces pienso que esa historia pasa por mí, ella no me menciona. Y me pregunto ¿Para quién debe ser la gloria? Pues en definitiva la historia puede ser relatada según San “Quien sea” y si yo la escribo es según San Heber, pero ¿qué importa por quien pase, si el Autor y Protagonista es el Señor? La resurrección de Lázaro no puede eclipsar la de Jesús, la historia de la primera desencadenó la de la segunda, pero el fin de todo es que Cristo resucitó. ¿Lo que tú o yo hagamos para el Señor es tan importante como para eclipsar lo que Dios hace?
Tal vez, nos preocupamos mucho por la honra, las menciones, los aplausos, los reconocimientos y nos olvidamos del para qué vivimos y por quien son todas las cosas. ¡Qué triste es cuando buscamos protagonismo! ¡qué lamentable es cuando buscamos gloria propia, y reconocimiento! “¿Porqué no me mencionaron?”, “¿Por qué no me invitaron a participar sabiendo quien soy yo?”, “¿Porqué fulano de tal sí y yo no?”, “¿porqué me dejan afuera?”, “No tienen en cuenta mi trayectoria”, “Si yo no participo no cuenten conmigo”, … y podría seguir mencionando frases que he escuchado (literalmente), o que he pensado o dicho (pues no soy mejor que ninguno al respecto).
Una buena sugerencia para predicadores, siervos y consiervos, es parafrasear con nuestros nombres 1ª Co. 1:13 “¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por ustedes? ¿O fueron bautizados en el nombre de Pablo?” lo que los corintios exageraban acerca de su líder (Pablo) es lo que a veces nosotros podemos creer de nosotros mismos.
Ya está. No busquemos mención, y limpiémonos de esas “cosquillitas” pues nos transformamos en “cosquillosos” (el que lee entienda). Lázaro resucitó para que se viera la gloria de Dios, su historia recibió ¼ de reconocimiento, pero el 100% de la gloria fue para el Señor. ¿Ves? “No importa quién se lleva los aplausos si toda la gloria es para el Señor”

miércoles, 10 de mayo de 2017

¿Púlpitos o pulpitos?

En Hch. 6 vemos la reacción de siervos espirituales frente a una necesidad superadora. Las viudas eran desatendidas... ¿qué hacer? ¿se ocuparían ellos del tema sobrecargandose? ¿o promoverían la conformación de una segunda linea de trabajo: llamados DIACONOS?
Estos hombres habían aprendido de Jesús: "Nosotros no podemos dejar la Palabra y la oración para ocuparnos de las mesas" Y fué la promoción de los 7 fantásticos... entre ellos Esteban el martir y Felipe el evangelista.
Ellos decidieron ser púlpitos y no pulpitos. Eso es lo que muchas veces nos ocurre en la obra de Dios; los ancianos, pastores o misioneros cuando vemos una necesidad nos desesperamos y en vez de ver aquí una oportunidad para que la iglesia desarrolle sus dones, multiplicamos nuestras tareas y pedimos a Dios que nos haga pulpitos, y que tengamos más brazos para lo que hacemos.
El PÚLPITO como el PULPITO tienen las mismas letras; la diferencia está en el acento, en la U de Unidad o en la I de Iniciativa. Cuando apostamos a las iniciativas en lugar de la unidad, lo cual implica multiplicidad, nos convertimos en promotores de pulpitos. Dios nos dé la visión y el acento correcto para que los ministerio nunca perdamos el sabor de la Oración y la Palabra.

sábado, 15 de abril de 2017

VOLVER... VOLVER ... VOLVER EN SI

Cuando el endemoniado volvió en SI, volvió a casa a predicarles (Mr. 8:35, 39) Cuando Pedro volvió en SI, volvió a una casa de oración (Hch. 12:11-12). Cuando el hijo pródigo volvió en SI, volvió a la casa del padre.a una celebración (Lc. 15:17, 23).
Volver en SI te lleva a predicar, orar y celebrar. Volver en SI te mueve al hogar, Volver en SI, siempre te hace volver.
Si tu modo es un NO al proyecto de Dios. entonces seguirás en tu ambiente sepulcral, tras las rejas y en el chiquero. Tal vez sea hoy tiempo para volver... vamos vuelve en SÍ... que eso sí es VOLVER.

domingo, 5 de febrero de 2017

CUIDADO CON LA FELIPITIS...

"Felipe... descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo..."(Hch. 8:5), "los apóstoles que estaban en Jerusalén... enviaron allá a Pedro y a Juan" (8:14), "y ellos... se volvieron a Jerusalén, y en muchas de las poblaciones de los samaritanos anunciaron el evangelio" (Hch. 8:25)
Ni Pedro ni Juan tenían como visión de sus vidas predicarles a los samaritanos. De hecho Juan, un año atrás, había sugerido orar al estilo Elías para que descendiese fuego y consumiese a una aldea de los samaritanos que no los querían recibir. Pero ahora, volvían de Samaria y escogieron pasar por las aldeas samaritanas para predicarles el evangelio. ¿Qué les había pasado? Tenían Felipitis... se habían contagiado de la pasión de Felipe. Este evangelista, padre de cuatro mujeres profetizas, fué uno de los siete diáconos (Hch. 6:3-5) y el primero en tomar en serio la comisión de predicar y ser testigo en "Samaria".
Dios honró la entrega de Felipe y obró la salvación de muchas almas y desde Jerusalén llegaron Pedro y Juan para ayudarle. E inevitablemente se contagiaron... Al terminar volvieron predicando a samaritanos....
Se necesitan evangelistas con fuego de Dios para contagiar, se necesitan personas que deseen ser influenciadas por ellos. Es tiempo de salir a las calles con la pasión evangelizadora, es tiempo de contagiar, es tiempo de dejarnos contagiar por quienes tienen la chispa eterna. Es hora de redirigir nuestra atención a las almas perdidas... AHHH que haya una epidemia de evangelio, y mucho contagio.... Si ¡¡Bendito contagio!!.

miércoles, 11 de enero de 2017

EL NIÑO TRICICLO... (TRES AÑOS... TRES RUEDAS... TRES DÍAS)

TRES AÑOS. Hoy encontré esta foto. Es de mi infancia, yo tenía 3 años y dos meses en esos momentos. No sé donde fue sacada, si en San Rafael o en Lujan de Cuyo. La foto es de un lunes 5 de mayo. Y la imagen muestra un niño con pantaloncito, pullover, camisa y corbata, zapatos desgastados en la punta (algo que es una constante ¡ya desde mi niñez!). La niña que llevo atrás, creo, que es mi prima Sonia. Si es así la foto fue tomada en Lujan de Cuyo, afuera de la casa de mi abuela Berta.
TRES DÍAS. Es solo una foto, pero no puedo dejar de pensar en la fecha que está en el dorso de la instantánea: Lunes, 5 de Mayo de 1969. El jueves 8 de Mayo ese niño sonriente, perdería a su papá, de una manera muy agresiva (moriría electrocutado). Pero es un niño, no sabe lo que sucederá en tres días. Por eso puede sonreír y jugar, disfrutar no otros momentos, sino ese momento. Y pienso, ¿Cuántas cosas sucederán en mi vida en esta semana? Hay cosas que me PRE-OCUPAN pues sé que hay situaciones que pueden ser complicadas en mi futuro, pero tal vez nada de lo que pienso ocurrirá. Además habrán situaciones que tal vez me marquen a mí y a toda mi familia y no estamos preparados ni prevenidos de ellas porque vienen así, con la voluntad de Dios.
TRES RUEDAS. Sin duda, el fotógrafo no sabía que en tres días mi historia familiar tendría un “ausente” de quien poco pude conocer con mi corta edad. Y miro mi vida hoy, y en este día tal vez hayan sorpresas, pero yo decido que actitud tendré para vivirlo. ¡Yo decido como me subiré al triciclo de la vida y a quien llevaré hoy! Decido sonreír, decido hacer un chiste, tomo la determinación de poner el pie en el pedal y accionar como corresponde… hacia adelante. No importa que la calle sea de tierra y despareja, no interesa que no esté vestido para jugar, no importa cuán poco sepa de triciclos, y que tal vez solo esté arriba para posar. Decido vivir este día así, como ese niño que fui sentado en ese móvil infantil y sonriendo a la vida, sonriendo al futuro, sonriendo a lo que será. Porque como dijo el Maestro: “basta a cada día su propio afán”. Ah... me olvidé decirte. Las tres ruedas del triciclo al que me quiero subir tienen nombres y ellas son: FE, ESPERANZA Y AMOR. Ya es hora de pedalear!!!!

sábado, 10 de diciembre de 2016

CRISTIANOS CROTOS

Si miras la palabra croto en el diccionario te encontrarás con la definición académica del ricino, higuera del diablo o palma de Cristo. Algo muy descriptivo ¿no te parece? ¡He aquí una planta que se asocia el diablo y a la vez con Cristo! El croto es una planta leñosa originaria de África, de donde se extrae el aceite de ricino con alto contenido en vitamina E. Pero si dices en nuestro país (Argentina) que alguien es un croto, no pensamos en este árbol, ni en este aceite, ni en el diablo ni en Cristo. Pensamos en personas que son, visten o actúan como linyeras o vagabundos.
¿De dónde viene la formula croto = linyera? Viene de la política. En la presidencia de Yrigoyen el gobernador de Buenos Aires era José Camilo Crotto que promulgó una ley que fue conocida como la ley Crotto. Esa ley permitía viajar gratis en los vagones de trenes a peones rurales y desocupados que viajaban de ciudad en ciudad en busca de trabajo. Debido a que varios linyeras se aprovecharan de esta ley para viajar gratis en tren y vivir en los vagones se comenzó a llamar a los vagabundos de Argentina los “crotos”, haciendo referencia a la ley promulgada.
Y ahora sí me entiendes ¿verdad? En el mundo actual hay muchos cristianos “crotos”. Ellos se amparan en la ley de la gracia de Dios. Dicen que viven libres, y que han aceptado la salvación de manera gratuita. Pero muchos terminan viviendo en los vagones de la gracia sin unirse a una iglesia, sin comprometerse en la obra de Dios. Ellos siempre muestran el pase libre, pero siguen espiritualmente desocupados…
Hay bastante variedad de cristianos crotos. Están los casi crotos que se describen en Hebreos 10:24-25, y los ultra crotos de Judas 12-13. Y entre ambos una gran diversidad de ejemplares.
Si eres un cristiano “croto” ¡CUIDADO! Tú crees que estás en la palma de Cristo, pero tus obras marcan que estás en la higuera del diablo. ¡CUIDADO! Examínate. Ya es hora que te bajes del tren y te comprometas con el Señor.