jueves, 12 de marzo de 2015

CONOCÍ LA FE FINGIDA

Conocí la fe fingida
esa que en otros fácil se ve
Cuando sirven para ser vistos
cuando adoran según quien esté
Cuando ponen en alto a quien les conviene
y no honran al que de verdad es fiel

Conocí la fe fingida
Esa que es orgullo vestido de harapos
La fe que en púlpitos se interpreta
Y en casa se guarda en el saco
La fe manipulable. La del fuego artificial
La fe visible y que el hombre admirará
Conocí esa fe fingida
y en muchos la detecté
Es la fe hambrienta de opinión,
del aplauso, de la mención especial
Cuando la vi me dio nauseas, porque brilló
Y el mundo a sus zapatos se inclinó
La fe fingida, la reconocí hace poco
Cuando creí que merecía algo, de lo que mucho creí hacer
Cuando me sentí parte de una historia
Cuando mi autocompasión dominó
Y pensé que otros eran los que la practicaban
Pero en realidad la practicaba yo
La fe fingida, es muy sutil, muy astuta
Más que espiritual es todo una artista
La fe fingida se muestra encendida.
Me ayudó a mirar en otros la astilla
Y acomodó mis ojos para mi viga lucir
¿Cómo cambiar, como volver, como seguir?
Mi fe fingida se destrozó al visitar la cruz
Allí no hay orgullo, ni aplausos, allí no encandila la luz
Allí hay perdón, sacrificio, entrega, y un solo Dios
Allí no hay lugar para ella, allí no hay tronos ni sillón
¿Quieres la derecha? ¿o la izquierda es tu elección?
La cruz no es un podio, sino un lugar de ejecución
Donde hay muerte al pecado y muerte al yo
Allí el Autor de la Fe tres veces hizo oración
“Padre Perdónalos”, “¿Por qué me desamparaste?”,
“En tus manos me encomiendo yo”
¿Quieres verdadera fe? Muere al yo
Y prepárate entonces para esa oración
Señor, sé que es sutil, sé que aún esto puede ser emoción
Quiero tomar tu yugo, quiero cargar mi cruz
Ya no quiero fingir que soy el mejor
no quiero lucir la cruz cual medalla en mi pecho
quiero ponerla en mi hombro, que se vea lo que has hecho
quiero que solo seas tú… y no ya yo
¿Podré? ¿Podrás?
Hoy… creo que sí, espero que sí
…pero no sé.
¿lo harás? ¿lo haré?
Para eso se necesita verdadera fe.

H.A.G.