sábado, 1 de agosto de 2015

CRISTIANOS CROTOS

Si miras la palabra croto en el diccionario te encontrarás con la definición académica del ricino, higuera del diablo o palma de Cristo. Algo muy descriptivo ¿no te parece? ¡He aquí una planta que se asocia el diablo y a la vez con Cristo! El croto es una planta leñosa originaria de África, de donde se extrae el aceite de ricino con alto contenido en vitamina E. Pero si dices en nuestro país (Argentina) que alguien es un croto, no pensamos en este árbol, ni en este aceite, ni en el diablo ni en Cristo. Pensamos en personas que son, visten o actúan como linyeras o vagabundos.
¿De dónde viene la formula croto = linyera? Viene de la política. En la presidencia de Yrigoyen el gobernador de Buenos Aires era José Camilo Crotto que promulgó una ley que fue conocida como la ley Crotto. Esa ley permitía viajar gratis en los vagones de trenes a peones rurales y desocupados que viajaban de ciudad en ciudad en busca de trabajo. Debido a que varios linyeras se aprovecharan de esta ley para viajar gratis en tren y vivir en los vagones se comenzó a llamar a los vagabundos de Argentina los “crotos”, haciendo referencia a la ley promulgada.
Y ahora sí me entiendes ¿verdad? En el mundo actual hay muchos cristianos “crotos”. Ellos se amparan en la ley de la gracia de Dios. Dicen que viven libres, y que han aceptado la salvación de manera gratuita. Pero muchos terminan viviendo en los vagones de la gracia sin unirse a una iglesia, sin comprometerse en la obra de Dios. Ellos siempre muestran el pase libre, pero siguen espiritualmente desocupados…
Hay bastante variedad de cristianos crotos. Están los casi crotos que se describen en Hebreos 10:24-25, y los ultra crotos de Judas 12-13. Y entre ambos una gran diversidad de ejemplares.
Si eres un cristiano “croto” ¡CUIDADO! Tú crees que estás en la palma de Cristo, pero tus obras marcan que estás en la higuera del diablo. ¡CUIDADO! Examínate. Ya es hora que te bajes del tren y te comprometas con el Señor.