miércoles, 3 de febrero de 2016

LOS MÁRTIRES QUE DESAFÍAN LA LLUVIA...

Ron Dunn ESCRIBIÓ un artículo IRÓNICO titulado “Los que desafiaron la lluvia”. Este escrito surgió del comentario de un pastor a su congregación, felicitándoles por estar presentes y desafiar la lluvia, para llegar al lugar de reunión:
Quiero agradecerles a todos los que DESAFIARON LA LLUVIA el domingo por la mañana para asistir a la iglesia. Tal sacrificio y sufrimiento me conmueven. Me imagino lo que debe ser despertar con el sonido aterrorizante de la lluvia. La dedicación pende de un hilo. La voz aterciopelada del Tentador te susurra al oído: “¡no seas tonto! ¿Para qué arriesgar tu vida?”
De repente, enderezas los hombros y fijas la mandíbula con determinación. “¡Atrás Satanás!-gritas-¡Suéltame!” Entonces, arriesgando tu propia vida y evadiendo traicioneros charcos de lodo, chapoteas en medio del diluvio hasta llegar a tu vehículo.
En una demostración de valor puro, conduces tu arca de cuatro ruedas a través de tres cuadras de calles resbalosas, mientras la lluvia golpea el parabrisas como balas plateadas. Sin duda, esto merece un lugar de honor entre las hazañas heroicas de los fieles: “Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos a espada, anduvieron cubiertos de pieles de oveja y de cabra, desposeídos, afligidos, torturados, y … DESAFIARON LA LLUVIA”.
Al llegar a la iglesia, vuelves a arriesgar la vida y con temple de acero, te arrojas del vehículo empapado y atraviesas la acera mojada para llegar al seco refugio del salón.
Desde mi ventana observo este espectáculo y mi corazón rebosa. Escucho
un aplauso lejano… un aplauso extraño… ¿alas que aplauden? Me cuesta predicar. Siento que debo escribir una nueva edición del Libro de los Mártires.
El mundo debe haber enmudecido de admiración, al verte DESAFIAR LA LLUVIA.