viernes, 6 de mayo de 2016

T R A S T O R N A N (I)

Antes, se decía de ellos "estos que trastornan el mundo entero", ahora son conocidos como "estos que trastornan la iglesia entera".
La paradoja está alrededor, no en ellos. No midamos nuestro ministerio con los comentarios de quienes nos rodean. Recordemos que el evangelio bíblico siempre trastorna el mundo entero y la iglesia entera. Es revolución.
Recuerda siempre que Jesús fué recibido en Jerusalén con alabanzas, hojas de palmeras y sobre un asno; y una semana después fué expulsado de allí con insultos, una corona de espinas y cargando una cruz. Y es "ese mismo Jesús" el que predicamos, el que imitamos, y el que seguimos. Vamos, es hora de trastornar, es tiempo de revolución.

No me molestes
No me molestes
Con que hay almas que salvar
Tengo yo mi propia agenda que llenar
Tareas que realizar
Deportes que jugar
Cosas importantes que concretar
No me molestes
Con mi amigo en el trabajo
Tiene el ya su propia religión
Tiempo no tengo ya
Para cambiar su pensar
El tendrá que hacer su propia decisión
No me molestes
Con lo de aquella pequeña
Esa niña que a la calle va a jugar
Demasiado joven es
Para que pueda entender
Que Jesús es quien le puede salvar
No me molestes
Con los ruidos del infierno
Gritos que atormentándome están
Que la voz de mi amigo es
Que la niña que juega hoy
Mi nombre gritan desde el mas allá